Objetivos de producción

La cerda primeriza es un animal muy valioso porque constiuye la base de la futura producción en la granja. Tanto si se compra la cerdita como si se produce en la propia granja, una atención especial en la alimentación de las primerizas de DanBred establecerá un punto de partida principal para expresar el potencial genético.  

Objetivos de producción  

  • 230-250 días de edad en la primera cubrición  
  • 130-155 kg de peso en la primera cubrición 
  • 12-15 mm de grasa dorsal en la primera cubrición  
  • Las cerditas deben cubrirse en el segundo o tercer celo  

 

Las cerditas deben alimentarse de forma restringida desde los 30 kg hasta el incio del flushing

Condición corporal y peso  

Las primerizas de DanBred llegan con un alto potencial de ganancia media diaria, por lo que se recomienda centrarse en limitar la tasa de crecimiento de las cerditas ya que se ha demostrado que moderar la tasa de crecimiento de las cerditas de reemplazo está correlacionado postivamente con la longevidad de las cerdas, ya que la reducción de la tasa de crecimiento tiene un efecto positivo, sobre todo en el crecimiento óseo; un cuerpo más fuerte y aplomos más sólidos reducirán el riesgo de sacrificio temprano en animales reproductores.  

Se ha demostrado que aspirar a una ganacia de entre 750-800 g/día desde los 30 kg hasta los 140 kg otorga la mejor base posible para la productividad reproductiva a largo plazo. 

Se recomienda una alimentación restringida, porque es una forma fácil de regular la ganancia media diaria. Alimentar las cerditas ad libitum puede aumentar el riesgo de que la ganacia media diaria sobrepase las recomendaciones.  

Dado que el contenido de grasa corporal puede desempeñar un papel en el incio de la pubertad y celo, es importante marcar un objetivo de grasa dorsal no inferior a 12 mm; el óptimo es 14-15 mm.  

* Objetivo de grasa dorsal cuando se mide en el punto P2 point.

Requisitos nutricionales

Las cerditas de DanBred tienen un enorme potencial de crecimiento, por lo que el nivel de energía del pienso es un factor muy importante. Para controlar eficientemente la ganancia media diaria, se debe reducir la proteína bruta y la lisina.  

Se recomienda utilizar alimentación restringida en fases, con tres dietas diferentes desde los 30 kg hasta la primera cubrición. Si la alimentación ad libitum es la única opción, la recomendación es añadir una cantidad de fibra de calidad a la dieta y reducir la cantidad de lisina y proteína para controlar la ganancia media diaria.

El pienso y la alimentación son la base para el crecimiento, la conformación y la salud general de las cerditas. El pienso de las primerizas debe tener en cuenta sus necesidades reales, con especial atención a la fortaleza de los huesos y los aplomos, al tiempo que garantiza una tasa de crecimiento óptima.  

El pienso y la alimentación son la base para el crecimiento, la conformación y la salud general de las cerditas. El pienso de las primerizas debe tener en cuenta sus necesidades reales, con especial atención a la fortaleza de los huesos y los aplomos, al tiempo que garantiza una tasa de crecimiento óptima.

Para favorecer un mayor depósito de grasa dorsal, la dieta debe cambiarse cuando las primerizas pesen alrededor de 110 kg. Esto se puede conseguir manteniendo la densidad energética pero reduciendo ligeramente el contenido de proteína y lisina. Además, se recomienda alimentar las primerizas en función de su condición corporal. Moderando el crecimiento y aumentando los depósitos de grasa mediante la alimentación conseguiremos una cerdita que no sea tan pesada pero que esté ligeramente más grasa a la edad de la primera cubrición.  

A continuación se describen los requisitos nutricionales para las cerdas de DanBred. Se basan en la producción en una zona templada, puede ser necesario adaptarlos al clima correspondiente.  

Energía, por kg de pienso   Cerditas 30-110 kg  Cerditas 30-65 kg  Cerditas 65-110 kg  Cerditas > 110 kg 
MJ ME/kg pienso   12.5 12.6 12.5 12.5
MJ NE/kg pienso   9.5 9.7 9.5 9.5
Danish Feed Units (FU) cerda/kg  1.05 1.06 1.05 1.05
Nutrientes básicos, digestibles por kg  
Mínima proteína SID (g/kg)  105 125 100 95
Lisina SID (g/kg)  6.3 8.2 5.3 4.2
Fósforo digestible (g/kg)  2.6 3.2 2.4 2.1
Calcio (g/kg)  7.2 7.8 6.8 6.8

El aporte de minerales y vitaminas debe ser adecuado para garantizar el desarrollo normal de los huesos y una buena salud en general. Se deben añadir fibras solubles e insolubles para mantener la salud intestinal.  

Las tablas de nutrientes completas para las cerdas primerizas se pueden encontrar aquí.

Estrategia de alimentación

Las primerizas de DanBred tienen un enorme potencial para el crecimiento por lo que se recomienda priorizar la alimentación en varias tomas sobre la alimentación ad libitum. La alimentación restringida en fases siguiendo las curvas de alimentación recomendadas es una solución ideal para garantizar un equilibrio de la cantidad de pienso en relación con la edad y el peso.  

El objetivo de la alimentación durante este período es optimizar el desarrollo de las primerizas, el inicio de la pubertad y la salida en celo, así como respaldar el desarrollo mamario prepuberal y maximizar la productividad en el tamaño de camada y la longevidad.

 

El objetivo de la alimentación en este período es optimizar el desarrollo de la cerdita, el inicio de la pubertad y la salida en celo así como ayudar el desarrollo mamario pre-puberal y maximizar la productividad en tamaño de camada y longevidad.  

La siguiente figura describe la alimentación de las cerditas hasta la primera cubrición. Tenga en cuenta el objetivo de 12-15 mm de grasa dorsal durante todo el desarrollo.  

Las cerditas que se encuentren por debajo del objetivo se pueden alimentar con un 5-10 % extra desde el dia 168 hasta el flushing para favorecer la desposición de grasa dorsal.  

Se ha demostrado que haciendo un buen flushing, donde se aumenta notablemente la cantidad de pienso entre 7 y 14 días antes de la cubrición, incrementa la tasa de ovulación y, por lo tanto, se optimiza el tamaño de camada.  

El efecto se explica por un aumento de la glucosa en sangre que inicia una mayor producción de insulina, iniciando un incremento de estradiol en el plasma sanguíneo que estimula la producción de óvulos. Además, el aumento de la ingesta de proteínas eleva el nivel de la hormona luteinizante (LH plasmática), lo que contribuye a una mejor ovulación.  

Un desarrollo adecuado de las futuras reproductoras repercutirá en un inicio de la producción de lechones satisfactoria, manifestándose así mismo todo el potencial genético de forma consistente y durante toda su vida productiva. 

Mis notas para Alimentación de primerizas en recría

Siguiente

Los clientes sacan el máximo partido a DanBred