La selección durante el periodo de crecimiento es un factor crucial para la calidad de por vida y la longevidad de las cerdas jóvenes empleadas en la piara. Aunque el criterio de selección más importante en una piara con Nucleus Management es el índice, las cerdas jóvenes deben someterse a una selección continua basándose en su estado físico y exterior.

La selección comienza en la unidad de parto, donde las cerdas jóvenes que presenten defectos y carencias no se seleccionarán para la cría.

Cuente las tetas poco después del parto. Las cerdas jóvenes para la cría en la granja deben tener 14 tetas funcionales como mínimo.  

No deben utilizarse para la cría las cerdas jóvenes que tengan hernias. Si es posible, compruebe esto antes del destete, al colocar las marcas auriculares, por ejemplo.

A partir de un peso de 60 kg aproximadamente, es importante evaluar la posición de las piernas. A la hora de hacer una evaluación de la conformación de las futuras cerdas de cría, uno de los elementos más importantes son las líneas de la hembra joven, que incluyen el ángulo de las patas delanteras, las patas traseras y la línea del lomo.

Las líneas de la cerda joven, en combinación con la posición de las patas, normalmente se evaluarán junto con la forma y la calidad de las pezuñas, en las que es importante basar la selección en si están sanas y son uniformes. El mejor momento para hacer esta evaluación es cuando las cerdas jóvenes están tumbadas descansando en los corrales. Esto ofrece la oportunidad de inspeccionar exhaustivamente todas las partes de las pezuñas, verificando incluso si hay grietas o mutaciones.

La selección de las cerdas de cría continuará hasta que se esté aproximando el primer apareamiento, que es cuando se tomará la decisión final.

Otro factor esencial en la crianza de las cerdas jóvenes es la evaluación de su índice de crecimiento en relación con la edad. Es importante realizar un seguimiento del índice de crecimiento para garantizar que las cerdas jóvenes estén en la curva de crecimiento óptima.

Asegúrese de que la edad y el peso del animal sean acordes a la curva de peso según lo esperado. Se trata de una herramienta de gestión esencial en la crianza de las cerdas jóvenes.

Las cerdas jóvenes deben seguir la curva de crecimiento óptima y mantenerse dentro del intervalo de peso especificado.

Garantizar un crecimiento adecuado en relación con la edad y el peso garantizará la uniformidad y la mejora general de la longevidad. Si desea buscar soluciones para sus desafíos, consulte con su asesor de DanBred.

Tareas continuas durante el periodo de crecimiento

El diseño de la estabulación y la alimentación no son los únicos focos a tener en cuenta para el crecimiento de las cerdas jóvenes; las rutinas cotidianas también son esenciales para su desarrollo y su consiguiente longevidad.

Las rutinas cotidianas deben organizarse según los índices de crecimiento de las cerdas jóvenes y deben tener en cuenta la mejor calidad posible de las cerdas, en lo referente a su físico y a su comportamiento.

Una vez al día o más

  • Inspeccione a todos los animales del corral.
  • Esté atento a cualquier indicio de enfermedad o comportamiento divergente en general.
Para inspeccionar a las cerdas jóvenes hay que hacer algo más que comprobar si presentan enfermedades. Entrar en los corrales y tener un contacto positivo con los animales es igualmente importante.
  • Limpie los corrales; los suelos sólidos especialmente pueden estar resbaladizos y aumentar el riesgo de separación.
Limpie los corrales mientras alimenta a los animales; en este momento también es más sencillo obtener una vista general rápida de todas las cerdas jóvenes del corral.
  • Realice un seguimiento semanal del índice de crecimiento de cada grupo de edad.
Consultar la edad de cada animal y comparar el peso actual con el peso preferente es una herramienta de gestión esencial.

Todas las rutinas y las tareas deben buscar uniformidad. El crecimiento de las cerdas jóvenes y las experiencias que viven durante este periodo dan forma a su comportamiento y, a su vez, la eficiencia cuando se incorporan al resto de la piara de cerdas mayores.

Socialización de las cerdas jóvenes

El contacto diario con las cerdas jóvenes debe ser lo más calmado posible para garantizar una interacción positiva entre los empleados y las cerdas jóvenes siempre que sea posible. Todas las rutinas a lo largo del periodo de crecimiento deben centrarse en el comportamiento. Eso significa que es importante implementar una rutinas adecuadas.

 

  • Minimice el miedo entre las cerdas jóvenes.
  • Asegure siempre la calma y un manejo predecible de las cerdas jóvenes.
  • Establezca un contacto positivo, sobre todo para las rutinas desagradables como la vacunación.

 

Esto dará forma al comportamiento de las cerdas jóvenes, garantizando un efecto positivo sobre su futura productividad.

Hable a las cerdas jóvenes y tóquelas también al pasar rápidamente para hacer otra tarea.

Para supervisar a las cerdas jóvenes hay que hacer algo más que comprobar si presentan enfermedades. Entrar en los corrales y tener un contacto positivo con los animales es igualmente importante.

Salud e inmunización

Las rutinas cotidianas preparan a las cerdas jóvenes para una vida productiva como cerda mayor. Esto incluye la mejora de la inmunidad de las cerdas jóvenes y la adaptación a la inmunidad, para obtener la uniformidad con el nivel de salud del resto de la piara de cerdas mayores.

En colaboración con el veterinario de la piara, debe establecerse un plan de vacunación e inmunización para el periodo de crianza y para la unidad de cerdas mayores en general. El plan debe tener en cuenta la edad y el estado de salud de la piara.

Orientaciones relativas al programa de vacunación de las cerdas jóvenes durante la crianza.

El veterinario de la piara siempre debe participar a la hora de establecer el programa de vacunación de la piara.

Vacuna 1a  vacunación 2a  vacunación Revacunación Comentario
 

Glässer

12 semanas

15 semanas

 

18 semanas

 

Entre 2 y 3 semanas antes de cada parto

 

Parvovirosis porcina (PVP)

 

26 semanas

3 semanas después

1ª vacunación

 

3 semanas después de cada parto

PCV2 4 semanas 3 semanas antes del apareamiento Entre 2 y 3 semanas antes de cada apareamiento
 

Clostridium (y coli)

6 semanas antes del primer

parto

2 semanas antes

del primer parto

Entre 2 y 3 semanas antes de cada parto
 

Gripe

26 semanas 3 semanas después

de la 1ª vacunación

Entre 2 y 3 semanas antes

de cada parto

Esta vacuna puede administrarse periódicamente dos o tres veces al año.

Además de un programa de vacunación cuidadosamente planificado, es importante adaptar un procedimiento con el veterinario de la piara en lo que se refiere a cómo garantizar la inmunidad de las cerdas jóvenes para obtener la uniformidad con el nivel de salud del resto de la piara de cerdas mayores, ya que esto puede ser un asunto complejo, sobre todo si la estabulación está distribuida en secciones.

Trazabilidad: garantizar la identificación individual

Uno de los factores más esenciales en la producción de cerdas jóvenes es el centrarse en la identificación individual de los animales de cría. Una vez que es posible identificar a cada una de las cerdas jóvenes, será sencillo realizar una selección correcta.

La marca auricular muestra el número de ID de DanBred completo para una identificación fiable de cada animal.

La identificación individual se puede optimizar utilizando marcas auriculares electrónicas que admitan la lectura con un escáner, lo que minimizará el riesgo de errores de registro.

Las cerdas recién nacidas deben marcarse con cortes en las orejas, tatuajes o marcas auriculares de plástico al nacer o poco después, siempre antes de la equiparación de la camada. En el momento del destete como muy tarde, todas las cerdas jóvenes deben etiquetarse con un número de ID individual para el seguimiento durante toda la producción hasta el sacrificio.

En el parto se colocan marcas auriculares de plástico. Más adelante se introduce una marca auricular permanente más grande.

La identificación individual se puede optimizar utilizando marcas auriculares electrónicas que admitan la lectura con un escáner, lo que minimizará el riesgo de errores de registro.

Pizarras de corral

Si bien se etiqueta a todos los animales con un número individual, a veces es posible que las marcas auriculares desaparezcan. Por si sucede eso, es importante siempre poder recuperar el número de ID correcto de la cerda joven en cuestión.

Una forma de hacerlo consiste en utilizar pizarras actualizadas en los corrales, donde estén registradas todas las cerdas jóvenes de cada corral. Como es lógico, las pizarras de corral deben actualizarse cada vez que un animal entre o salga del corral.

Esto merecerá la pena en caso de pérdida accidental de marcas auriculares.

Si se pierde una marca auricular, será necesario reemplazarla. Las etiquetas de repuesto se pueden escribir a mano o estar impresas. Se aconseja marcar con spray la ID de la etiqueta en el lomo de la cerda joven hasta que no se haya colocado la marca auricular de repuesto y se haya restablecido la trazabilidad total.

Mis notas para Selección y parte exterior

Siguiente

Los clientes sacan el máximo partido a DanBred